Aclimatación

Una vez que nuestros peces llegan al hogar se enfrentan a su primer reto: la adaptación en el nuevo acuario.


El Primer Problema del Acuarista

Es bien sabido el hecho de que, durante el proceso de comercialización, es decir, las maniobras de captura en el acuario de venta, el empaquetado en bolsa de plástico, el traslado hacia el nuevo acuario y la llegada a este último, son eventos que causan estrés en los peces y el grado de éste dependerá de cuánto y cómo hayan sido manipulados. El estrés en los animales, incluyendo el humano, es una condición fisiológica que implica desgaste metabólico y si éste es muy alto o prolongado, puede causar depresión del sistema inmunológico, predisponiendo los animales a diversas enfermedades.

Es importante, por tanto, dado que las condiciones de estrés difícilmente las podemos suprimir, proteger el bienestar de los peces desde el agua en que van a ser transportados, adicionando un par de gotas de Pentabiocare para que nuestros peces recién adquiridos soporten mejor el estrés que implica la manipulación y transportación.


Los Peces necesitan más que sólo agua...

La creencia de muchos con relación a las necesidades de los peces como organismos vivos es que para vivir sólo necesitan agua, es ciertamente una visión simplista de la realidad. Como sucede con todos los seres vivos, incluso las plantas, los cambios bruscos de temperatura pueden originarles problemas de salud.

Cuando adquirimos un pez en un comercio especializado, las condiciones ambientales del acuario de venta no son necesariamente las mismas que los peces recién comprados encontrarán en el acuario en casa: la temperatura, el pH y la cantidad de sales disueltas en el agua casi con seguridad son distintas entre ambos acuarios.

Por otro lado, en el trayecto hacia nuestra casa u oficina, donde tengamos el acuario que recibirá los nuevos peces, debemos prestar atención a que la bolsa que los contiene no se caliente con la luz solar o que se enfríe demasiado en invierno.

Para evitar que nuestros peces reciban un choque térmico u osmótico, debemos igualar paulatinamente los principales parámetros fisicoquímicos del agua de la bolsa en donde han entregado los peces con los que prevalecen en nuestro acuario. Pero no se espanten, esto en realidad es bastante simple si el tiempo de permanencia en la bolsa transportadora es relativamente breve, es decir, un máximo de dos horas.


Ahora bien, las condiciones de aclimatación para los peces pueden presentar uno de dos escenarios:

La primera cuando se trata de un acuario establecido previamente al cuál deseamos agregar nuevos pobladores, el procedimiento es más simple.

Y la segunda, cuando se trata de un acuario recién instalado se deberá previamente acondicionar el agua del acuario en donde serán depositados los peces.

Es por tanto de capital importancia eliminar del agua las sustancias químicas nocivas para la vida acuática, como es el caso de los compuestos de cloro adicionados al gua por las autoridades municipales para garantizar la potabilidad del agua en la red doméstica.

Aunque los compuestos de cloro y oros halógenos, como el flúor, se utilizan para atener el agua libre de microorganismos patógenos, estas sustancias son muy tóxicas para los peces y otros organismos acuáticos.

Por lo mismo es necesario neutralizarlas antes de que entren en contacto con los peces. Para neutralizar el cloro, así como cualquier halógeno activo, se utiliza Clorkill a razón de una gota de este producto por cada dos litros de agua.


Preparando, Acondicionando

Antes de introducir a los nuevos peces en el acuario, agregue dos gotas de Pentabiocare por cada litro de agua que contenga su acuario y abra la bolsa que los contiene, colocándola flotando con la boca de la bolsa hacia arriba y déjela reposando unos cinco minutos.

Una vez pasado este tiempo, comience a introducir poco a poco agua del acuario al interior de la bolsa de manera que alcance el doble de volumen que contenía originalmente. Este procedimiento deberá realizarse lentamente, es decir, tomará de unos quince a veinte minutos.

Permita que los peces se adapten a las nuevas condiciones del agua y después de unos diez minutos sáquelos de la bolsa y deposítelos directamente en el agua del acuario, desechando el agua de la bolsa. No vacíe la bolsa dentro el acuario para evitar la entrada de cualquier organismo patógeno en el acuario.


Este método generalmente es suficiente para aclimatar a los peces a las nuevas condiciones de acuario en la mayoría de los casos. ¡Buena suerte y disfrute de su acuario!